La sorpresa que Carlota Corredera no podía ni imaginar en su cumpleaños: la visita del alcalde de Vigo