Mark Hamilton: “Lo más duro fue cómo María miraba a Gustavo, con amor”