La casa de Kiko Hernández a análisis: La habitación no es “masculina” y el salón parece “de abuelos”