Kiko Hernández, muy abatido, saca fuerzas para darle a Mila su máximo apoyo: "Te voy a agarrar la mano y no te voy a soltar"