La cámara 'juega' con Lydia Lozano