La imitación más desternillante de Lydia Lozano: Se convierte en Juan Miguel