Patiño y Chelo entierran el hacha de guerra con un piquito