Según Currín, Jesulín se reía de Espartaco y Ortega Cano