Mary y Pedriño: modernos, explosivos...