Jimmy, objetivo de la ira de Aída Nízar