Kiko Rivera, ¿Vícima de las mujeres?