Escassi, un don Juan en toda regla