Según Aguasantas, Raquel Bollo y su hijo Manuel no se llevan tan bien como hacen ver