Sandra Bruman escuchaba los pedos que se tiraba Kiko Rivera mientras dormía