Las falsas lágrimas de María Jesús Ruiz, motivo de decepción entre los colaboradores