Marta, la hermana de Albalá, se derrumba y es incapaz de articular palabra al ver a su padre en televisión