Un rastro de sangre conduce a Ben Crawford hasta la puerta de su garaje