Laura Escanes y Soy una pringada, una guerra interminable en redes