Una broma de Ferre acaba con la paciencia de Fati: “No me gusta nada, me sienta mal”