La dura infancia de Katia: "En mi casa sólo comíamos carne los domingos"