Los gabinetes de crisis de Katia Aveiro hacen temblar al grupo