Bañadores “estilosos” y un colmillo de tiburón, en la maleta de Logán