Primeras críticas en la isla