Sergio y Raquel liman asperezas y se piden perdón mutuamente en su cara a cara