Los concursantes llegan a sus nuevas localizaciones: de la explosión de alegría al bajón máximo