Edmundo, roto de la emoción: "Lo que admiro de María Teresa es esa fortaleza bonita y ese gran cariño que es impagable”