La particularidad de ‘Kiki, el amor se hace’: los personajes se llaman como en la vida real