Ataque de risa en plató