Amador Mohedano, hundido y en la ruina: “Solo tengo para comer puchero”