Emma Garcia relata su complicado y peligroso recorrido hasta llegar a las instalaciones de Mediaset