Malcolm, secuestrado por su propio jefe del CNI