¿Quieren las prostitutas un sindicato de trabajadoras sexuales?