La ola de calor y fuertes vientos ayudaron a propagar un incendio en Tarifa que obligó a desalojar a los vecinos de la zona