La tierna y divertida conversación de Sonsoles Ónega y la auténtica Filomena: “Son de armas tomar usted, y la tormenta”