Los acorralados llegan a Asturias