Nagore, preocupada por su familia