Bornay, Mario, Martina y los discursos de Juan, dentro de un ascensor