Cristina no puede ni con Hugh Jackman ni con la pronunciación: “Estoy hasta las narices de los políglotas”