María solo se ha puesto un vestido en su vida: el de la primera comunión