Yurena, Tamara, Ámbar o María del Mar… muchos nombres pero una sola diva