Los 'fritangas' le dan la bienvenida al jeque árabe que podría salvar el chiringuito