Desde que Kempes se afeitó el bigote, su suerte en el Mundial cambió radicalmente