João castiga a su esposa María de la forma más dolorosa posible