La reacción de los hermanos a la querella