Bugarach, el único pueblo que se librará del fin del mundo