Los Duques de Palma intentan pasar inadvertidos para la prensa