'Callejeros', tensión en Melilla