El rey estuvo a punto de no llegar a la final de Copa porque su avión sufrió una avería