Francisco I recibe por primera vez en El Vaticano a los Reyes de España