Las carreteras españolas, en estado crítico